Espejito, espejito…

El River Plate baja a segunda división y esto genera una conmoción internacional. O al menos los medios le otorgan esta importancia. Sin embargo nadie parece sorprenderse de que su eterno rival festeje el descenso, ni de la violencia de los hinchas, 89 heridos. Parece algo obvio, ineludible, casi consecuente. Aquéllos con dos dedos de frente lo condenan, claro está, pero no serán estos los temas que hagan correr ríos de tinta. No parece el tema principal, el importante. Así somos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s